10 feb. 2012

de los números y el Asperger

Hoy no pude dormir recordando algo que me pasó hace mucho tiempo:
Cuando era pequeño, antes de que iniciara la escuela, y con bastantes problemas para hablar, a mí me divertía mucho contar, conocía los números del 1 al 10 y eso me bastaba para entretenerme pensando que sabía todo lo que tenía que saber sobre el acto de contar.
Un día mi mamá estaba preparando una gelatina de molde, de esas que tienen una tapa para imprimirle una figura en la cima y quedan desamoldadas al voltearlas de cabeza (me encantan esas gelatinas) y yo le pregunté ¿mamá, cuando va a estar lista? y ella no me contestó, seguramente no lo pronuncié, ya les había comentado que por esas épocas a veces yo pensaba que hablaba pero en realidad solo sucedía en mi cabeza, así que pregunté de nuevo y con más fuerza ¿mamá, cuando va a estar lista?, no sé si mi mamá me escuchó o si lo adivinó en mi mirada suplicante pero dijo: va a estar lista en una hora.
Yo salí corriendo a buscar aun adulto que me explicara qué cosa era una hora, y encontré a uno de mis tíos, le pregunté apresuradamente: ¿cuanto es una hora? el me dijo que una hora eran 60 minutos... luego de un poco de reflexión le pregunté ¿cuanto es un minuto? el me contestó que sesenta segundos... y yo me senté en el piso a pensar, estaba triste porque yo sólo sabía contar hasta 10 y eso significaba que mi gelatina nunca iba a estar lista, sabía lo que era el número 60, pero no sabía cómo llegar hasta el, entonces pensé que tal vez no era necesario saber los números que habían entre el 10 y el 60, porque si contaba hasta 10 muchas veces llegaría el momento en que formaría suficientes grupos de 10 para llegar a 60, y comencé a crearlos en mi cabeza, le asignaba figuras a cada grupo de 10 para no perder la cuenta y volvía a comenzar, mi intuición me dijo que cuando tuviera 10 grupos de 10 tendría un minuto completo (todavía no sabía que el tiempo no se medía con el sistema decimal pero a mí me pareció lo mas natural) entonces me concentré más y comencé a formar 6 grupos de grupos de 10 veces 10 para formar los 60 minutos que me había mi tío que formaban una hora. Este proceso me debió haber tomado solo unos cuantos minutos porque cuando terminé de formar los grupos de números corrí hasta la cocina y destapé la gelatina, la cual resultó ser solo agua verde tibia. En ese momento pensé que mi tío y mi mamá eran unos mentirosos pero desde ese momento me volví fan de los números y hacer cuentas cada vez más complicadas se volvió uno de mis ritos de relajación... al menos hasta el día en que tuve que renunciar a las matemáticas (pero eso lo contaré en otra ocasión).

Moyocoyani Notlinitlazotla

1 comentario:

comenta, critica, insulta o aconseja: