14 oct. 2009

De vueltas y Clavados 3ª parte (explicaciones)



Imaginemos que tratamos de descubrir lo que es el agua, y para lograrlo vamos a expresar el conocimiento que tenemos sobre una alberca, una alberca específica, tal vez en un hotel, un gimnasio, en la casa del vecino, etc. Existen dos maneras de conocer las cosas, las dos aceptables y fuentes de información respetable:



La primera de ellas, consiste en dar vueltas alrededor de la alberca observando, analizando rasgos, características particulares, haciendo informes detallados sobre lo que se puede observar, incluso podemos tentar el agua y hablar de su consistencia, temperatura y otras propiedades, tendremos entonces un conocimiento relativo.



La segunda forma de conocer es echarse un clavado en la alberca, y sin la intención específica de describir, sólo vivir el agua, sentir lo que tiene que dar para uno y no para otro, saber entonces lo que es aún cuando no tengas palabras para expresarlo, este conocimiento se vuelve entonces único y absoluto.



El primer método, es relativo debido a que depende de las condiciones del análisis que se realiza, depende de el punto de vista y de el momento específico en que se observa, es influido por tantas variables y busca tanta exactitud que reduce, elimina o controla todas aquellas que le parecen extrañas con el fin de tener en las manos una "realidad", realidad relativa y valida solo en el momento en que se analizó.



Yo soy partidario del segundo método, me gusta saber con certeza las cosas que sé, aún cuando son cosas que nadie, a veces ni yo había preguntado, eso es a lo que las personas suelen llamar intuición y es la fuente más grande de verdades absolutas que tiene el hombre.



Para poder decir lo que es una cosa no es menester saber cuánto mide o cuánto pesa, si se mueve o está en reposo, si hay alguna escala o graduación. Si bien este tipo de información brinda herramientas para conformar un perfil de lo que se habla, nunca será lo mismo ver la fotografía de alguien y saberse su biografía de memoria, que el salir a pasear una tarde con ella, incluso puedes mandar a hacerle exámenes y test psicológicos, leer su currículo y preguntar a los que le rodean lo que piensan de ella, pero eso nunca será lo mismo que encontrarse con ella, entendiendo al encuentro lo mas literalmente posible.



Los datos que te dan las descripciones, los informes, los chismes, etc., te darán el conocimiento relativo de una persona, pero el encontrarte realmente con ella, el coincidir en tu viaje y después viajar junto a ella un poco, mientras sigan juntos sus caminos te dará el absoluto, el saber verdadero y único que sólo tú podías obtener de ella, o más bien con ella.

3 comentarios:

  1. claro...

    el sexto parrafo me inspira a escribir algo...

    saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Genial Grace, ojalá lo pongas en tu blog ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo más bien pensaría que las dos formas de aproximarse al conocimiento "de eso" son relativas. Por eso somos interesantes los seres humanos, por que aún tratando de objetivizar o no nuestras impresiones de la realidad no podemos evitar plagarlas de ese toque personal...de eso que nos hace percibir las cosas de una forma única y particular.

    Creo que por eso sería imposible ser clonados, imagina reproducir al pie de la letra la historia personal de alguien (con sus experiencias con el mundo, con las personas, con sus emociones, con el tiempo en el que le toco vivir....)

    En fin...recuerdo que hasta el changoléon dijo alguna vez en alguno de sus viajesotes con enervantes "Nada es absoluto, todo es relativo".

    ResponderEliminar

comenta, critica, insulta o aconseja: