28 sept. 2009

Volare

Esta historia no la escribí de una sola sentada, de hecho me tomó varios años, y es por eso que siento que es más rica, tiene momentos de acción, de amor, de coraje, está influida por mi odio a la naturaleza humana de autodestrucción, pero también por mi fe en la capacidad de reflexión, espero que les guste, esta vez la pondré toda de corrido en un sólo post, porque es tan variante en sus directrices emocionales que si la dejan de leer se puede perder el hilo de la trama, MEA CULPA… trata de un joven sin alas que creé que puede volar y de una descendiente de ángeles que creé que es humana en el marco de el fin del mundo y el nacimiento de uno nuevo… suena bien!!! Ya me dieron ganas de leerlo, y eso que me la sé de memoria jejejeje… disfrútenla, MOYOCOYANI NOTLINITLAZOLA.

1



Por aquellos días en Betavid, originalmente llamado Mogonia por aquellos seres que originalmente poblaban el planeta, todo era de lo más normal, los soles brillaban todo el día y las estrellas y lunas proporcionaban mucha claridad por la noche, como todo los años, había 18 meses de calurosos días despejados y 18 meses de lluvias, y como todos los años, en la época de lluvia, todos estaban en sus cubiles cubiertos con esferas de protosilicato transparente cubriendo las entradas hasta que cesara de llover. Tenían todo lo necesario dentro de los cubiles, incluso había suficiente espacio para volar de vez en cuando planeando por las grutas y pozos que interconectaban a todos los refugios. Al menos volaban los más fuertes, aquellos que podían resistir el dolor del viento frío pasando a través de las fibras de sus alas. Faltaban sólo 4 meses para que la esfera fuera retirada y ellos pudieran salir de nuevo a disfrutar de la cálida acogida que los soles les brindaban durante la siguiente estación, 4 meses para que el planeta se ubicara lo suficientemente cerca de Carión, su sol principal, para que fuera posible volar otra vez sin sentir molestia alguna. Remma y Haden tenían solo unos días de haber sido bendecidos por Garna, tenían ahora después de muchos intentos fallidos, un bello hijo de hermosas alas blancas que mecía vigorosamente mientras Remma su madre lo colocaba en posición adecuada para alimentarlo, lo llamaron Basil, y todos supieron que el nuevo jefe había nacido. Haden era el jefe de su clan, si podía decirse que había un jefe, todo en la organización de los "Ángeles", (así los llamaron los humanos cuando los vieron), era preponderantemente individualista, cada cual veía por sí mismo, y eran tan pocos y tan pocas sus necesidades que sólo se veían reunidos cuando se disponían a colocar la esfera de protosilicato en la entrada de los cubiles que era cuando Hadenn el más sabio del clan dirigía las acciones de colecta de provisiones, reparto de espacios y sellado de las cavernas. También se podía ver parejas muy unidas durante los primeros 6 meses de crianza de sus hijos, durante los cuales dependían totalmente de sus madres y sus glándulas para poder alimentarse sin dañar sus inmaduras alas, ya que los bebes no podían controlar todavía el pliegue y despliegue así como el movimiento alar. Pasados los 6 meses de crianza, el padre tenía la obligación de llevarse a su hijo y ocupar la estación de calor para adiestrarlo en las complicadas artes del vuelo y fortalecimiento de las fibras de sus alas, una vez que una cría controlaba totalmente el vuelo y sus secretos, se retiraba a buscar su sitio en Mogonia. Y el padre no podía hacer más que pedir a Garna por la felicidad de su hijo.





2



Y entonces sucedió que aquellos desterrados encontraron un nuevo hogar...

En esos tiempos de crueldad se sucedió que los humanos mataron a la mayoría de los pobladores originales de esta nueva tierra en aras del progreso y para "librarlos de su horrible naturaleza".



Cuando hubieron salido del planeta apenas habían logrado escapar de los fragmentos y la onda de choque que salieron disparados hacia ellos en la demolición de la Tierra, nadie pensó que ocurriera tan inesperadamente, todos sabían que pasaría, pero muy pocos esperaban ser testigos del estallido. Pero ahora tenían otras cosas de que preocuparse, iban sin rumbo, solo con los estudios de los astrónomos a cerca de los posibles vectores de dirección y posición que tenían que seguir para encontrar una posibilidad de refugio, una nueva casa, un nuevo planeta.



Ahora era menester olvidar el pasado, todos aquellos seres que habían muerto durante la resistencia o en aquella explosión, y dejar atrás los recuerdos de los menos afortunados, que no habían logrado obtener un sitio en la nave de escape.



El capitán S. Adams era ahora el líder, protector y guía de lo que quedaba de la humanidad, y estaba decidido a no defraudar la confianza que en él estaba depositada. Aun sentía dolores y vértigos resultado de las duras pruebas de aptitud y destreza que tuvo que superar al competir contra los mejores del mundo, cientos de pilotos experimentados, jóvenes, valerosos, habían Sufrido el castigo de Dios ante sus ojos, y había sido por él, él estaba ocupando el lugar que alguno de ellos pudo haberse ganado, él había logrado engañar a todos en todas las misiones, el había sido el mejor tramposo que jamás el mundo hubiese conocido, y gracias a ello estaba vivo, y llevando a la última brizna de humanidad en busca de su segundo hogar. Solo Guillermo sabía lo que en realidad había pasado, pero él era su mejor amigo, nunca lo delató, y sabía que nunca lo haría, le quería demasiado, desde la vez en que le salvó la vida, ahora estaban a mano, Guillermo lo sabía y al fin y al cabo los dos se habían salvado, nada más interesaba ahora.





3



MAMI era una nave maravillosa, nunca se había pensado siquiera que una nave tuviera tal capacidad de transporte de carga y pasajeros, 7,000 almas abordo, sin sacrificar estabilidad, precisión y velocidad, pero aun así, solo uno de cada millón de sobrevivientes de la Tierra había sido salvado de la furia de los ángeles de Dios, y aún MAMI había sufrido algunas averías con el estallido de la Tierra, entre esas averías, estaba la perdida de dos cápsulas de Hidrogeno, la incineración del casco en varios de sus alerones de fricción para aterrizaje y perforaciones de menor grado que ya estaban siendo controladas. Aun así tenían suficiente hidrógeno para hacer 10 de los 30 recorridos sugeridos por la computadora central en busca de los planetas candidatos para recibir a la segunda humanidad, y solo necesitarían uno, según el capitán, ya que el primer planeta en el que buscarían refugio, era el que despertaba su corazonada, y era de todos sabido que una corazonada del Capitán Adams no era algo que pudiera pasarse por alto. Todos conocían su esplendida carrera y nadie dudaba ni por un momento que fuese el mejor piloto que tenía que ofrecer la Tierra.



Entre la tripulación de MAMI sólo se encontraba la crema y nata de la sociedad terrestre, todos los ocupantes de un espacio dentro de la nave habían pasado por un estricto control de selección a cargo de la Segunda Nueva Organización por la Paz entre Naciones. Se recurrió a una base de datos integrada por toda la información posible que se pudiera tener de cada habitante en el planeta, aun cuando la mayoría de ellos no estaban enterados ni de la organización, ni de la nueva alianza mundial contra el Apocalipsis ni de la posibilidad de salvarse.



Usiel era el pasajero numero 0020-ATG, era un lugar privilegiado entre los ocupantes de algún sitio en MAMI, era difícil entender como había conseguido un sitio así si sólo era un niño, y sin alguien que lo conociera o que al menos hubiese escuchado de él abordo.





4



Cuando Rolo Encontró esa gran muralla electrónica, no pudo contener su curiosidad, después de todo nunca había visto un reto tan grande como este. Cuando entro al sistema de gastos de recorrido del gobierno de todos los países, colocó una rutina de procesamiento que indicaba la autorización de cualquier factura electrónica y retiros de efectivo desde cualquier punto de la red, engañando al sistema principal para que se sintiera tan seguro que cancelara las subrutinas de reporte de gastos que se introdujeran a su nombre, así mismo, colocó una barrera electrónica que le permitiría ser ilocalizable aún cuando hiciera movimientos en la propia computadora del director de la NASA, y había logrado redireccionar las líneas necesarias de los programas de identificación para que aún cuando alguien pudiera darse cuenta de las pérdidas de dinero y llegar por una gran casualidad a dar con sus reportes de gastos, la maquina lo considerara como un usuario seguro y sin sospechas de ser alguien externo a la organización desde donde se realizara el diagnóstico de facturación.



Pero ahora tenía delante un verdadero reto, era un sistema diseñado especialmente para no existir, indetectable y por lo tanto inviolable, pero ocupaba una gran cantidad de espacio en la memoria de algún ordenador integrado por miles de computadoras especialmente dedicadas a este programa, y cada una sin dirección ni identificación específica, era una verdadera obra de arte, y debía guardar algo realmente grande para haber sido integrada en todo el planeta, si se considera la inversión que requería siquiera el soñar con una base de información de tales características. Fuera lo que fuera eso que guardaba aquel sistema, sería algo interesante y valía la pena el descifrarlo. Ahora que su esposa Alma finalmente lo había abandonado llevándose consigo a Usiel, no había nada que le impidiera reunir el equipo necesario en su casa y no tendría distracciones aún cuando el asunto le tomaría varios meses de labor.



5



Alma contestó el teléfono en aquella madrugada lluviosa y lo había colgado casi inmediatamente, Después de todo- pensó- no tiene derecho a meterse en la vida de mi hijo, Usiel es feliz aquí y lo será toda la vida. Era cierto que el dinero de las cuentas fantasma que Rolo había creado en cada país del planeta para ella y su hijo tenían mucho que ver con aquella felicidad, pero eso no merecía el perdonar el abandono y aislamiento en él que los había sumido mientras vivían con él en una isla olvidada por el mundo y sin comunicación libre con la familia a la que tanto extrañaba Alma.



Era mejor así, aun si Rolo les retiraba su ayuda ella seguiría siendo feliz con su hijo como y donde pudiera, siempre que estuviera lejos de él.



Volvió a sonar el teléfono ahora Rolo sonaba un poco más tranquilo, pero seguía hablando de las mismas ideas paranoicas acerca del fin del mundo, sin embargo, Alma le escuchó después de hacerle prometer que nunca más volvería a tratar de llamar, buscarlos o saber nada de ella o si hijo. Rolo le explicó lo mas tranquilamente que pudo su reciente infiltración a un sistema gigantesco que era virtualmente inexistente, pero que era una lista de personas que se salvarían del ataque de los ángeles, le habló también, de sus intentos fallidos de incluir sus nombres en la lista para poder abordar una nave de escape y así salvarse del fin del mundo. En este punto de la conversación Alma perdió todo el posible interés que tenía en la fantasía de su ex-marido y le hubiera colgado la bocina si no hubiera sido porque mencionó el nombre completo de Usiel, seguido de un numero que según Rolo era el que le había logrado asignar para ser transportado en una nave que buscaba sembrar a la segunda humanidad en algún planeta alterno.



Durante varios meses Alma no volvió a saber de Rolo ni de apocalipsis ni de nada que pusiera en peligro a su hijo así que había olvidado casi totalmente esa llamada, sólo la recordaba por la alegría que le daba la palabra cumplida de Rolo, esa había sido la última vez que había sabido algo de él, no la había vuelto a molestar. Ahora sólo pensaba en su nueva vida en su nueva casa al lado de la de sus padres en México, y así fué hasta aquel día en que llegaron por Usiel, justo el día en que cumplió 3 años cuando todo estaba listo para la tradicional misa que sus padres habían realizado también para ella cuando cumplió 3 años.



6



Tal vez era de esperarse que los humanos aborrecieran tanto a estos ángeles, como los habían llamado por su extraordinario parecido con las imágenes que con las que se acostumbraba representar a estos seres en la antigua tierra, la cual fue destruida por una serie de fuerzas desconocidas. Estas fuerzas contra las que nada pudo hacer la tecnología y la inteligencia del ser humano terminaron siendo clasificadas, después de no hallar otras explicaciones, como castigos divinos ejecutados por los ángeles del cielo. Si se toma en cuenta lo convincente que resultó tal deducción y se recuerda la encarnada batalla que tuvieron que soportar los pocos sobrevivientes en contra de dichas fuerzas, pues ya no resulta tan descabellado que se desarrollara un temor, y más tarde rencor hacia todo aquello que les recordara la antigua religión y por consecuencia a los ángeles.



7



Durante el primer año del vuelo Usiel fue colocado en una cryocápsula que lo mantuviera dormido durante el viaje, ya que nadie abordo lo había reconocido, y ninguno de los tripulantes había querido hacerse cargo de él. Cuando el sargento López lo colocó en la cápsula, le dio una brújula que traía en su cinturón para que se entretuviera mientras hacía efecto el gas, y lo cubrió con la espuma de seguridad anti fuego a manera de frazada porque Usiel le había dicho que tenía frió en esa "cama".



8



El Capitán Adams nunca esperó que sólo 5 alerones antifricción de la parte derecha de la nave hicieran la diferencia entre un buen aterrizaje y aquella catástrofe que casi termina con los pasajeros y la mitad de la tripulación, ahora MAMI era solo un montón de pedazos de metal regados en un inmenso cráter negro precedido por un camino de árboles carbonizados por la furiosa llegada de los humanos a Betavid.



Sólo aquellos que habían puesto atención a los periódicos mensajes tridimensionales de seguridad, que se desplegaban cada que se incorporaban a las cryocápsulas individuales de vuelo, habían logrado colocarse a tiempo sus capas de espuma salvavidas, que los aisló del incendio causado por la fricción de la atmósfera del planeta sobre el casco de la nave.





9



Adams ordeno, que no los mataran, les dijo que sólo los capturaran y los trajeran al fuerte, para ocuparlos en los trabajos de construcción de la colonia. Así se hizo, hasta donde el desprecio de los humanos por aquellos seres lo permitió. Cientos de ángeles fueron llevados como esclavos ante Adams para recibir asignaciones de empleo a las órdenes de alguno de sus oficiales, no sin antes haber sido "purificados". Solo unos cuantos habían logrado escapar de tal destino, haciéndose pasar por humanos plegando al máximo sus alas y usando ropas robadas de entre los restos de MAMI. Se sabía que estos fugitivos, vivían en cavernas y que solo se acercaban ocasionalmente al fuerte cuando organizaban pequeños ataques contra los humanos.



Estos ángeles habían poblado este planeta desde tiempos inmemorables, eran de naturaleza pacifica y eran sumamente frágiles ante los cambios climáticos del paradisíaco planeta, eso, además de su sosegada forma de vivir, fueron los factores que aprovechó la segunda humanidad para casi erradicarlos. Asesinó a la mayoría con armas relativamente sencillas construidas a tan solo unos cuantos meses de haber arribado y a los sobrevivientes los fue matando mediante el desequilibrio ambiental que provocó con la extracción de madera, metal, las grandes hogueras y la matanza de animales en migración, así como los progresos en construcción de medios de transporte y armamento cada vez más adecuado.



Los Recién llegados descubrieron que aquellas cosas que en otros tiempos resultaban ridículamente simples para ellos, ahora venían a ser verdaderas pruebas de tesón y destreza, todos sabían qué era un horno de microondas, muchos sabían incluso de memoria los diagramas, circuitos y componentes necesarios para hacer uno, pero no hubo uno solo que pudiera plantear una manera congruente de construir algo semejante a una simple estufa. Con todos los recursos que conocían en la Tierra, con los que podían trabajar tan a gusto, destruidos, tuvieron que comenzar de nuevo. Se formaron pequeños grupos de diferentes aportes de conocimiento y habilidades, para autoasignarse tareas de investigación, búsqueda y construcción. Hasta el simple reto de hacer un cuchillo lo suficientemente decente para ser usado en el tajo de los animales cazados tuvo que esperar el seguimiento de una estricta metodología de la comisión de investigación científica y tecnológica para que pudiera garantizar un buen resultado, muchos intentos y esfuerzos fueron necesarios en busca del progreso, pero a fin de cuentas, lo estaban logrando.





10





Desde la llegada de Usiel a Mogonia en aquel carro de fuego enviado por la furia de Garna había sido educado por Basil que estaba destinado a ser su protector y padre ya que se encontraba en su viaje de búsqueda de Garna, después de haber dejado atrás a su padre en el valle de Mantral donde había aprendido los secretos del vuelo al sol y le había sido instruido en las enseñanzas de las leyes escritas por Garna.



Basil tomó al pequeño ser que había encontrado y regresó a reunirse con su clan para ser nombrado el nuevo jefe y comenzar con los preparativos para la próxima estación de lluvias. Pero cuando se acercó al valle de Menistes, entrando por el paso de Mantral, logro ver a la distancia la masacre que estaba ocurriendo, unos seres con ropas extrañas sin aberturas para las alas, estaban asesinando y arrancando las alas de cuantos encontraban a su paso.





11



Los ángeles que quedaron se vieron afectados visiblemente a nivel genético, cada vez sus alas eran más débiles, y desde unos cuantos años después de la "colonización", se les tenía terminantemente prohibido volar, incluso se llegó a ver casos de ángeles que nacían aparentemente sin alas, tal vez resultado de la adaptación natural de estos seres.



Una de estas criaturas con sólo dos protuberancias en la espalda nació producto de la violación de una hermosa ángel (no sé cuál es el femenino de ángel…¿ángela? :P ) por un humano, la cual, después de haber dado a luz a una pequeña niña fue asesinada durante un patrullaje a las afueras de las zonas de reserva en las que se encontraba aislada de la sociedad humana.



Aquella noche, tal vez presintiendo su futuro, había depositado a su hija a las puertas de Aureo un humano simpatizante del movimiento de liberación de los ángeles y secreto amigo de ellos



Aureo adoptó a aquella niña como si fuera su hija, y decidió que por motivos de seguridad ni ella debía enterarse de su origen, después de todo, era idéntica a una niña humana, lo único que la hacía diferente eran 2 pequeñas protuberancias en la espalda, a las que su "padre" explicó como una deformidad de nacimiento en la unión de 2 de sus costillas con la columna vertebral.



Adanelly, como llamó Aureo a su nueva hija, creció entre la sociedad humana como una más de ellos, incluso llego a desarrollar un humano repudio por los ángeles que para ese entonces ya se creían totalmente extintos.



Cuando Adanelly tenía 4 años, sucedió que un día su padre le estaba dando un baño y de imprevisto la niña empezó a llorar y Aureo no la pudo consolar de ninguna manera, y era tal el ímpetu con el que la niña lloraba que el hombre la llevó inmediatamente a su habitación, la coloco desnuda como estaba en la cama, la secó y le preguntó qué le ocurría, la niña solo podía hacer muecas de dolor, ya días antes había manifestado dolor al tacto en los pequeños "capullos" que tenía en la espalda, Aureo salió por un momento en busca de un analgésico que le había recomendado un doctor amigo suyo para la otra ocasión, pero al alejarse un poco del cuarto advirtió que los llantos cesaban de golpe, extrañado volvió los pasos y se acercó a la puerta, antes de abrir escucho una risita de su hija, y casi se muere del susto cuando al entrar observó en la espalda de su niña dos finísimas y enormes alas blancas que se movían lentamente pero causando un fuerte viento en la habitación que tiraba los cuadros de la pared y las cosas de las repisas.



Desde ese día Aureo, envolvía el cuerpo de su hija con una venda alrededor del pecho que mantenía oprimidas las delgadas alas dentro de sus dos pequeños capullos, y lo hizo durante mucho tiempo, hasta que advirtió que aquellos estaban ya tan atrofiados que le sería imposible volver a desenrollarse.

Adanelly nunca recordó el incidente de las alas y nunca se quejó de los vendajes de su espalda que usó hasta cumplidos los 16 ya que su padre le había explicado que era para que sus huesos no se deformaran más de lo que ya estaban en su espalda. La niña ya nunca notaba la presencia de aquellos pequeños montículos que habían quedado tan pegados a la piel que no alcanzaban a notarse a través de la ropa.



Un día de intensa lluvia, Adanelly llegó muy tarde de la escuela, Aureo que la había estado buscando toda la tarde, la observó empapado desde la reja de su jardín, mientras Adanelly caminaba lentamente encorvada sobre un pequeño objeto metálico que tenía en sus manos, no cambió su extraño semblante aún cuando Aureo la reprendió severamente recordándole de los peligros de estar sola y a esas horas por las orillas de la ciudad. Adanelly sólo observaba el objeto y caminaba, fue directo a su habitación, se encerró y no salió hasta la mañana siguiente actuando como si no hubiera pasado nada.







12





Usiel sólo se acercaba a la nueva ciudad donde vivían los humanos cuando su padre estaba lo suficientemente distraído con los demás miembros del movimiento de liberación, y cuando lograba llegar, se concentraba en encontrarla, buscaba todo el día entre los rostros de la nueva escuela humana en la que la había encontrado. Nunca le importo la lluvia que ahora era tan impredecible, ni lo incomodo de aquella almena semidestruida que le servía de escondite. Solo esperaba el momento en que pudiera acercarse a ella como aquel día en el que le había regalado su brújula, tal vez ahora si tendría el valor para hablarle de lo que sentía.



¿Qué hay en su mirada?, ¿y en esa sonrisa, fue risa, burla o carcajada?, ¿qué pasa cuando me mira, será algo en mi cara, en mi sonrisa tan involuntaria o en mi cobarde mirada?, ¿Qué piensa cuando me ve, y qué cuando deja de hacerlo, qué pasa por su mente cuando me nota, y qué cuando ya no me nota?, ¡y sonríe nuevamente!, pero es una risa disimulada, sus labios permanecen pegados como tratando de callar aquella risotada… espontánea, dulce… tan absorbente que cuando la veo parece que ya no hay más nada…



Lo había estado planeando casi desde que la vio por primera vez, y lo había intentado ya varias veces, incluso tenía memorizado el dialogo que usaría si respondía tal o cual cosa, si lo interrumpía, o si simplemente no le creía, pero ni todo esto podía quitarle de encima ese miedo al rechazo que sentía, él sabía que a Adanelly no le agradaban los ángeles, y nunca se había atrevido a indagar qué tanto por miedo a ser descubierto. Pero ahora estaba decidido, se preguntaba ¿Cómo para qué seguir viviendo si no puedo vivir realmente? ¿Cómo para que estar aquí si no podía estar realmente?, ¿Cómo para qué tener alas si nunca iba a poder desplegarlas?... se repetía estas y muchas más preguntas que revoloteaban en su interior tanto como a él le gustaría remontar los cañones y montañas… volar… ese era su motivo, su razón la esperanza que le impulsaba a seguir con su plan. Y ahora estaba más seguro que nunca, más desde que se había dado cuenta de la naturaleza de Adanelly, si hasta tenía el mismo aroma que los de su raza, y no hallaba diferencia entre el aura de su familia y el de ella, si hasta su forma de moverse, su ligereza y agilidad le delataban.



¿Será que ya no soy yo? Parece que nunca fuí yo… hasta ahora que soy para ella, ¿será que el ser para alguien es la única forma de ser de verdad?, si me basta su mirada para que la mía vea, pero basta que no la vea para que desaparezca, yo junto con ella.



Los encuentros cada vez más cercanos, tan cercanos como lo permitía la confianza poco a poco acumulada, y cada vez más largos, tan largos como el tiempo entre casa, escuela, escondites y escapadas; fueron creando lazos, conexiones invisibles pero fuertes y profundas que tanto a él como a ella les indicaban y a veces les gritaban que debían estar cada vez más cerca, cada vez más tiempo.







13



Espero que comprendas mi gran preocupación, pero es que cuando no usas una parte de tu cuerpo durante tanto tiempo, esta parte puede atrofiarse, dañarse y llegar a ser inútil, nunca supe si estas alas con las que nací en realidad pueden volar, nunca supe si pueden cargar con mi peso, nunca las he desenrollado siquiera para ver de qué tamaño son, nunca tuve un lugar hacia donde tener que llegar volando, en realidad, no estoy tan seguro de tenerlas, siento que hay algo diferente en mi, algo que no me deja ser como los de mi raza



No quiero que pienses que me da miedo, soy muy valiente, desde que recuerdo, soy el único que admite que tiene alas en mi comunidad de Ángeles, sabes, tu también las tienes, te reconocí cuando te vi., ni siquiera fue necesario ver tu espalda para saber que eras un ángel. ¿Y tu ya las usaste?, ¿has volado alguna vez?, ¿alguien ha tomado ya tu mano y te ha llevado a descubrir que el cian es infinito? Yo he pasado tanto tiempo acumulando la fuerza en mis alas que ahora ya no estoy seguro de que sigan ahí, ¿te pido un favor?, asómate a mi espalda y dime si aun están, si sus fibras se ven bien, si no hay algún daño irreparable, si crees que podré volar



He pasado tantos días buscando a quien enseñar a volar, que ahora me doy cuenta de que no se si yo ya lo he aprendido. Y hoy, en vísperas de otro ayer, quiero invitarte, a que desenrollemos nuestras alas al mismo tiempo, que vallamos al lugar más alto que encontremos y que nos dejemos caer tomados de la mano, para que en la caída, el primero que logre desplegar sus alas le ayude al otro, tal vez así sea más fácil saltar, no por el miedo a caer, sino a no volar



Y ya que lo logremos, pasearemos un rato, daremos vueltas y probaremos hasta el límite la velocidad y agilidad de nuestras alas, porque nunca sabemos cuánto tiempo podremos estar juntos, peor aún, no sabemos cuánto tiempo puede mantenerse en el aire un ángel, nunca he visto volar a uno, ¿tu si?



Hace ya tantos ayeres que sueño contigo y que volamos juntos, por eso es que hoy en vísperas de otro ayer, te pido que tomes mi mano y que saltemos, al fin que si caemos la naturaleza de nuestras alas amortiguará la caída, el instinto guardado por nuestros antepasados nos salvará, solo rasguños y moretones nos delatarán y siempre lo podremos volver a intentar

2 comentarios:

  1. Hooola!!.
    Gracias por haber comentado en mi blog :)
    y disculpa que no me tome el tiempo de leer lo que escribes en tu blog, pero es que son las 3:10 am, jajaja.
    Pero luego lo leere :)
    Hasta luego adios.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante lo que escribes! Gracias por pasar al blog :D Que bueno que hay que gente como tu que aun utiliza su cerebro y es original :D Saludos

    ResponderEliminar

comenta, critica, insulta o aconseja: