22 sept. 2009

La canción del principe

Primera parte (de 3 o 4 depende de la chamba jejeje)





Nota aclaratoria1: no se como se escriben las historias en donde cada personaje tiene su propia participación sin convertirlas en diálogos de una comedia, asi que a cada personaje le puse un tipo de letra distinto, espero que lo noten y se entienda ;)



La canción del principe.



La segunda vez que vine a la tierra, de la que todavía no parto, fue motivada en un inicio por el anhelo de volver a encontrarme con aquel mi primer gran amigo, el que había conocido en mis correrías por las estrellas hace ya tanto tiempo.



Nunca olvidé el momento lugar y circunstancias de aquel nuestro primer y, ahora mucho me temo, último encuentro, estudie durante varios días los recuerdos, sus palabras, y las características de aquel cacharro en el que según el había caído y en el que tanto esmero ponía en reparar, anduve recorriendo durante mucho tiempo su posible ruta, la que según mi corazón el debía haber tomado después de mi partida, me parecía increíble que pudiera haber recorrido una distancia demasiado grande en esa cosa tan grande y pesada.



Como iba yo a saber que aquí el tiempo afecta mucho mas la vida… que para el habían pasado ya tantos amaneceres y que ya había partido.



Lejos, hacia el amanecer, viajé siguiendo aquella corazonada ...  ...que me empujaba a continuar a pesar del pesar que se siente siempre al estar en este lugar, me encontré con una gran superficie de agua, tan basta e impresionante que llegue a dudar de que fuera a encontrar algo mas que agua mas allá, pero al pasar este inmenso lugar encontré otro mundo harto distinto del que había conocido aquella primera vez.



Era tan bastos y variados todos estos lugares y sus habitantes que, al pasearme entre ellos, solo unos pocos parecieron notar algo diferente en mí y en mi aspecto, y yo era tan temeroso de ellos por lo parecidos que eran a aquellos nuestros verdugos que prefería mantenerlo así. Tantos y tan distintos entre si, yo simplemente me convertí en uno mas de esos "extravagantes" como acostumbraba llamarlos Pedro mi segundo amigo en este lugar; ah que hubiera sido de mi sin Pedro, él me facilito en primer instancia el conocer el destino de mi amigo., y me obsequio el escrito que Antonio había dejado en memoria de nuestra amistad.



No quiero llenar estas hojas con la historia de cómo fue que conocí la nación de Pedro, su idioma y el legado escrito que había dejado mi amigo, tampoco he de contar aquí los lances y contingencias que me han traído hasta aquí y de mi naciente pasión por el trabajo que había realizado mi amigo, mejor será agradecerle el modo tan hermoso que halló para contar mi historia, la cual, debido a mi escaso entendimiento de sus costumbres y formas de interacción, en aquella ocasión le compliqué tanto.



Tampoco he de explicar aquí mis razones y motivaciones para tomar la decisión de quedarme aquí, ni del tiempo y dificultades que me han llevado el conocer el arte de la expresión en símbolos, signos y letras que heredé de mi amigo, ya que este seria el quehacer de otra obra de otro carácter y con objetivos muy distintos a la de esta que es principalmente el de engalanar y corresponder a mi amigo, que aunque ahora se que no lo va a poder ver, al menos por el momento, se que esta podría ser la respuesta a algunas de las preguntas que el y todos aquellos que leyeron su obra habrán tenido en la cabeza.



Debo también, antes de llegar a ofender a quien no lo merece, pedir sinceras disculpas a todas aquellas personas que tanto quieren a mi amigo, ya que me ha sido muy difícil colocar en esta historia el mismo toque mágico y fascinante que logró mi amigo, a más de que a la vista de algunos podría ser que en muchas de las circunstancias de mi relato llegue a desmentir o hasta contradecirlo en mi afán de corregir y contar los eventos de mi historia.



1



Nunca me sentí tan hermosa como al cobijo de tu mirada, nunca tuve momentos tan gratos como aquellos que sinceramente me regalaste, y hoy que no estas aquí lo noto, lo veo, lo siento y se lo grito a la luna, la lluvia y al viento, esperando que cuando te cubra el astro con su luz, al empaparte la lluvia con su manto, y rocen brisas y corrientes tu blanca piel te cuenten de mi añoranza y del vacío que has dejado aquí.



Noctilucentes mantos pintados de madreperla cubrían mi cielo cuando te sabía de mi enamorado. Soberbia y petulancia fueron cubriendo mi faz en el asilo de tu cariño. Y aquellas memorias que tan frecuentemente me hacían volar al pasado, aquellas visiones de falso júbilo que me obligaban a mirar hacia atrás hacia aquellas manos que fingiendo cuidado en mis ramas, las habían dejado crecer tan alevosas y vanidosas, al grado de olvidar la importancia de mi flor, me concentraba mas en mis espinas y en el daño que podía causar gracias a ellas, ciega y tonta de mi que pensé que el objeto de mi existencia radicaba en las heridas que propinaba a enemigos imaginarios, tan imaginarios como el amor que hizo crecer mis espinas, y alargar mis violentas ramas.





En este tiempo aquí he podido observar lo difícil que es contar mi historia, la primera vez que lo intenté, lo hice frente a una reducida concurrencia de infantes, que habían demostradome tiempo atrás su admiración por el relato de Antonio, no hizo falta, en aquella ocasión, más que osar decirles que yo era aquel niño que estaba tan poéticamente descrito allí y que no era en realidad un príncipe, para que esto ocasionara una asonada tal en aquel salón que me fue menester escapar bajo una lluvia de cojines y lápices de colores que pretendían lavar el honor de el principito.



Si te contara yo de las penas, las agonías, que me han causado tu distancia, del frío, y de lo largos que se vuelven los instantes cuando no te tengo para mí…

Nota aclaratoria 2: Si si lo se, muchos de los versos aqui plasmados seran interpretaciones o modoficaciones de canciones

Cómo explicarles que en mi nación soy solo uno más de unos pocos sobrevivientes de la masacre que ocasionó el racismo de personas tan parecidas a las de aquí…. Y cómo contarles que sólo por el hecho de que nosotros teníamos características que a ellos les disgustaban ellos se habían decidido superiores y dominantes… cómo decir a aquellos críos del cruel destino de la mayoría de los de mi raza, que casi todos habían sido asesinados en la conquista de mi mundo, que los que quedaron habían sido esclavizados y, con el pretexto de "la purificación", habían sido despojado de sus alas…. Que solo unos cuantos fuimos salvados por aquella extraña fuerza que aún sigo sin comprender…



…Tal vez debí seguirla hasta el final, tal vez debí resistir a mi instinto errante que siempre me mueve a saltar de aquí para allá… Siempre me ha sido tan difícil permanecer quieto…



…Aquí he visto a varios de aquellos con los que iba, los he podido reconocer a uno que otro muy esporádicamente, incluso traté de hablar con dos de ellos, parecen no recordar nada, ninguno me ha contado qué fue lo que les pasó, pero he notado que a todos ellos les han sido sanadas sus alas, incluso se les ve mucho mas fuertes y blancas que antes, excepto por aquel que vi un día a lo lejos, tenía un aspecto muy diferente, parecía haber sido quemado y torturado, sus alas no tenían ni una sola pluma y su piel era de un color rojo negruzco que me causo un terror inmenso y no me atreví siquiera a acercarme y saludar como a los demás. He notado que los demás parecen ocupados en trabajos, en veces los veo dictando consejos a los oídos de las personas, en veces levantando sus pies o jalando sus hombros ante los peligros de su camino, uno de ellos portaba una espada luminosa que blandía en actitud de proteger a unos niños que vagaban solos una noche lluviosa.



Increíble me parece ahora que mi camino una vez se haya visto tan amplio, que mis horas se hayan visto tan llenas y que mi vida se halla visto tan basta…



Lo que mas me asombra en todos ellos es la sorpresa que los invade al darse cuenta de que los veo, al parecer ningún otro habitante (o muy pocos) de este lugar puede hacerlo, tal vez sea alguna protección extra que les dio aquella fuerza que nos arrastraba lejos del peligro en aquella ocasión… A veces me arrepiento de no haberla seguido por mas tiempo (otra vez mi insaciable curiosidad)… pero es que fue tan fácil soltarme, esa fuerza no ataba, mas bien conducía, impulsaba, pero el camino era demasiado aburrido para mi corazón aventurero…



2





Tu silencio fue la más triste de mis despedidas, tu distancia es la más grande de mis angustias, y las auroras que hoy no puedo ver sin recordarte son las tinieblas mas frías de las que hoy tengo noción.



Pero como me gritó la belleza de aquella flor, ni siquiera me dio miedo el soltarme para dejarme caer a aquel sitio tan lejano y desconocido del que después hice mi hogar…

Hasta aqui la primera parte(creo que van a ser más de 4) no pienso poner la segunda (qué hueva) hasta saber que realmente alguien lo leyó y quiere leer mas (qué ególatra) un sólo comentario bastará. Moyocoyani Notlinitlazotla

2 comentarios:

  1. Muy bien.

    Lo que puedo decir, es que la melancolia se siente en las letras.

    ResponderEliminar
  2. Aqui andamos, eh? Leo tu historia, ahora paso a la segunda parte.

    :)

    ResponderEliminar

comenta, critica, insulta o aconseja: